lunes, septiembre 08, 2008

Paralimpicos


Parece mentira la verdad

No tiene mucho que terminaron los juegos olímpicos donde la delegación mexicana hizo un papel famélico (dos medallas de oro, una de bronce y si se me olvida alguna no hace tanta diferencia) ante lo que los demás estamos acostumbrados. Al papel mediocre que francamente parece ya la dalmática perpetua del deporte mexicano.

Llama la atención, no obstante, que ante el fabuloso logro (honor a quien honor merece ante su coraje) de los muy pocos medallistas de nuestro país, la respuesta se limitó a comentarios de oficina, menciones breves en los periódicos que no logran validad con justicia el inmenso logro de estas notables personas que intentaron y lo lograron separarse de esa patina de conformismo que plaga nuestro deporte nacional, pasando no obstante a ser pronto solo tema de trivia y como dato interesante hecho por algún comentarista en cualquier otra exhibición deportiva nacional o internacional a futuro.

Pero, ¿qué sucedería si en lugar de ello, hubiese sido la copa del mundo de fútbol?

Actualmente cualquiera puede dedicarse a jugar fútbol, con algo de práctica y de técnica se puede jugar a nivel profesional al menos en nuestro país. (me consta que muchos padres sueñan con que sus hijos se conviertan en astros del balompié) y en general, la figura heroica suprema resulta en el audaz delantero que anota el gol de la victoria en el último momento en alguna competencia internacional. La turba enardecida saldría a invadir las calles y en una orgía festiva se cerrarían las calles, carreteras, casi cualquier vía de comunicación y se declararía año sabático nacional para festejar a sus anchas el triunfo de la ansiada copa mundial.

Siendo el fútbol un deporte popular, ciertamente, pero menor en trascendencia. Y es que aunque duela, casi cualquier hijo de vecino puede dedicarse a ese deporte.

Que no es lo mismo en casos como el esgrima, tiro con arco, pentatlón, levantamiento de pesas, tae kwon do, y demás disciplinas algunas de las cuales nos habrán dado alguna medalla en algún oscuro espacio histórico de nuestro pasado deportivo.

Pero, aquí viene lo interesante: comienzan poco después las olimpiadas especiales, (o paralimpiadas) donde acuden a competir esas notabilísimas personas que adolecen de alguna capacidad diferente o invalidez (que en nada les invalida ciertamente) y nuestra delegación logra ganar mas medallas que los atletas sanos que nos representaron hace unas semanas no lograron en su triste mayoría. ¿Qué sucede aquí?

¿Cuál es la razón por la cual nuestros atletas con alguna capacidad especial o diferente (políticamente correcto de inválido) logran mejores resultados en las paralimpiadas? ¿Por qué estas personas ganan con mas frecuencia ante sus pares en competencias internacionales que los atletas que no adolecen de alguna merma en sus facultades físicas?

Muchos son los factores para esta clase de resultados. Pero, considero y siempre lo he pensado, que la razón objetiva por la cual nuestros atletas paralíticos o inválidos ganan con mayor frecuencia es el intensísimo entrenamiento que llevan a cabo día con día, mes con mes, año con año…

Porque nuestra ciudad está diseñada para ser lo más nociva y difícil posible para el que padece de algún tipo de impedimento físico. Pareciese como si fuese el sueño loco de algún dios ebrio, o de algún diseñador sadista empecinado en hacerle lo más imposible la vida a las personas que no son como los demás. No hay espacios para que estas personas puedan transitar libremente y sin impedimentos, cada cruce de calle es un reto mortal.

Y esa es la razón por la cual nuestro atletas especiales tengan tanto éxito. Y es que los demás atletas en similares condiciones, en otros países quizás tengan espacios más holgados, mas consideración ante sus incapacidades (insisto, esa condición quizás les haga más capaces que nosotros, los bípedos que a veces parece que andamos en cuatro patas) y mejores atenciones sociales y culturales, cosa inexistente en nuestro país.

Lo cual, claro está, no logra demeritar en nada los increíbles logros de estas personas tan especiales... y de quienes me enorgullezco sobremanera.

7 Comentarios:

A la/s 11:01 a. m., Blogger Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Lamentablemente la razon es mas sencilla.

Sin quitarles el merito a los discapacitados, estos compiten contra un muy reducido numero de participantes, hay categorias en las que no es necesario calificar previamente, ya que solo hay 10 o 12 participantes, recuerda que no es competencia de ciegos, sino de grados de ceguera.

Honor a quien honor merece, y ellos merecen reconocimiento, pero no es una competencia contra los mejores, sino contra los disponibles.

Saludos

 
A la/s 7:04 p. m., Blogger V for Vancouver dijo...

Me permito disentir, mi estimado señor Bujanda. Yo creo que la razón es más prosaica, vulgar y simple: si las paralimpiadas no se transmiten, ni en México ni en el resto del mundo, es porque al público le da vergüenza ver a discapacitados, en especial tomando en cuenta que durante 206 semanas de cada 208 tratan de olvidar su existencia. Habemos algunos que perdimos la vergüenza hace mucho, yo por ejemplo, que encuentro inspirador ver los juegos y además de todo siento un placer casi morboso de ver que ellos pueden hacer cosas que yo no puedo, quiero o me atrevo a hacer.

No es de extrañar que yo sea el único blogger de mi cuadra que esté participando del espíritu paralímpico, y con mucho mayor nivel que mi participación en los olímpicos, de donde me limité a decir que se inauguraban y se cancelaban, y ya. Si alguna vez llegara yo a tener mi propio canal de televisión, haría gran alharaca con los paralímpicos y dejaría que los olímpicos los transmitieran los demás. Pero claro, es que siempre he sido un tipo raro.

Saludos cordiales.

 
A la/s 10:09 p. m., Blogger Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Punto de vista interesante mister "v for vancouver", la verdad no lo habia pensado de esta manera.

Y no dudo que esta sea una de las razones.

Es decir, lo del tipo raro...es broma, quien no.

Saludos

 
A la/s 5:52 p. m., Blogger V for Vancouver dijo...

Nada de mister, que me hace sentir viejo. V a secas. O Quoth, si acaso. Como decía el viejo adagio: "soy profundamente individualista, justo como el resto de la gente."

 
A la/s 4:21 p. m., Blogger Mytho dijo...

excelentes e interesantísimos comentarios, estimados V for Vancouver y Juan Carlos Bujanda. Muy válidos y no lejos de la realidad. No obstante, y quizás me faltó aclarar un poquito más el tema del post, mi intención era más bien criticar la sociedad presente, el mobiliario urbano y la disposición e interacción de este con los discapacitados, que diariamente tienen que luchar contra una ciudad que no está preparada o está mas bien indolente ante las necesidades de movilidad de estas personas.

Por lo demás, ¡vaya que he disfrutado con sus comentarios!

Saludos, y gracias por la visita

 
A la/s 9:50 p. m., Blogger V for Vancouver dijo...

De nada, yo también disfruté esta entrada y su blog, en general. Y a la ciudad yo también la sufro, no crea que no: mi pierna derecha me falla cada vez más, subir escaleras sin pasamanos se vuelve un suplicio, y si no me opero la cadera es porque no creo se capaz de aguantar en cama toda mi recuperación. A veces me siento como si House hubiera sido ingeniero y no médico.

 
A la/s 9:38 a. m., Blogger Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

De acuerdo mytho, y tienes razon en culpar a la sociedad en general y no solamente a las autoridades, ya que si alguien tiene culpa es la indolencia de las personas que nos quejamos pero nada hacemos.

Para muestra un boton: Ayer salio en uno de los principales diarios de Juarez, un minireportaje acerca de un indgente, que llevaba 4 dias sin comer y sin ningun tipo de ayuda; hoy salio la noticia que fallecio en la via publica sin que nadie se interesara en el.

Yo me pregunto, quien si no, el propio diario tenia el poder de convocar ayuda para esta persona, pero se contento con usarlo como noticia.

Indolencia pura.

Saludos a ambos.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Powered by WebRing.