miércoles, noviembre 26, 2008

Médicos altera-nativos

Magnetoterapia, cromoterapia, acupuntura, homeopatía y un sinnúmero de alternativas medicinales están al alcance de todos, especialmente de cualquier bolsillo. Pero, ¿a qué se debe la popularidad de tales placebos para la gente común?
En un remedo grotesco del pensamiento escéptico, muchas personas han sido instruidas sutilmente por los mercachifles de lo insólito para empezar a cuestionarse la validez de la medicina y sus efectos en el cuerpo humano. Desproporcionado es y seguirá siendo el ataque continuo dirigido por los charlatanes en turno contra proyectos humanos como lo es la medicina y sus aplicaciones, en pos de alternativas que lejos están de ofrecer la solución probada y comprobada por años y años de estudio, investigación y aplicación de métodos diseñados para ampliar nuestras expectativas de vida.

¿La razón? Estos tipos no pueden ser médicos, ya sea porque carecen del talento necesario para dedicarle a su estudio los años de esfuerzo y disciplina necesarios, o por comodidad por obtener ganancias rápidas a corto plazo. ¿Cuál es la metodología general para que estos señores puedan tener un éxito marginal en sus prácticas? Informar al enfermo que la medicina no tiene todas las respuestas, o que los medicamentos no son naturales, por tanto, son perjudiciales para el cuerpo humano. Y eh ahí el momento para empezar a proporcionar las alternativas que lejos están de curar, diseñadas para engañar, a costa del sufrimiento ajeno, al paciente para que se deje esquilmar con el agua de tlacote, o las gotitas de mejorana, o la aplicación de presión en los crakras, o la inducción en campos taquiónicos para eliminar (por un ratito, eso sí, que se me va el ingenuo) esa molesta tos que en realidad es una tuberculosis pero que con algo de engaño e ignorancia hacen desaparecer, para que el doliente se convierta en uno más de los enfermos cautivos. (Aun estoy por ver un practicante naturópata que cure de manera definitiva a un enfermo, pero claro, si le alivia, no regresa).

Y es gracias a esas prácticas deshonestas, que escuchamos estupideces en la radio como “el aparatito que ayuda a adelgazar gracias a su tecnología milenaria de campos magnéticos, utilizada desde tiempos inmemoriales por chinos y egipcios, y es que la secretaría de salud y el gobierno del distrito federal han advertido a la población que el sobrepeso es causa de enfermedades serias, por lo que recomendamos nuestro adelgazador magnético, el cual no tiene efecto de rebote pues gracias a sus cuatro magnetos y a sus 49 ejercicios se baja de manera natural” o aquello de que “todo lo natural es lo bueno, deje atrás pastillas y tratamientos artificiales que solo dañan su organismo” sin importar que el veneno de cobra sea también natural, así como la belladona o el cianuro.

Ayer mismo, escuchaba en la TV a un par de individuos que se hacían pasar por doctores hablando de un método revolucionario para tratar a los pacientes que sufren de hipertensión arterial. Con lujo de detalle (o sea, muy bien ensayado) uno de los señores describía que los medicamentos dilataban las arterias y que los vaso constrictores como el tabaco o la sal veían mermada su efectividad para afectar el cuerpo humano, pero una vez que el efecto del medicamento terminaba, las paredes arteriales se cerraban súbitamente, lo que sometía al corazón a un esfuerzo repentino que generalmente provocaba los infartos.

¿El método? Claro, un tratamiento a base de hierbas naturales y un aparatito que por medio de artes arcanas era capaz de adivinar cuál era el estado natural del grosor de las arterias del paciente y mediante inducción magnética y no sé que otras tantas tonterías, restauraba este estado natural, haciendo que el paciente dejara de ser hipertenso, y que se olvidara del tratamiento contra la hipertensión.
Esto, adivinaron, nos da un ejemplo de por qué es peligroso creer en tales tonterías. Tanto se hable de homeopatía, o de los negacionistas del VIH, pasando por el médico brujo en turno que es capaz de curar un resfriado haciendo pasar por el interior de la garganta del afectado un tomate verde asado (con el peligro que esto significa en caso de obstrucción accidental – que sí que ha pasado-) sin olvidar a estos mercachifles que no saben trabajar y que se diferencian de los hampones vulgares en que les da flojera cargar un arma.

Y su metodología ha surtido tal efecto, que los ingenuos a quienes embaucan son capaces de defenderles a capa y espada, argumentando que sí que han experimentado una mejoría, que no son tontos (la definición de tonto se les escapa, por eso no se sienten aludidos) para dejarse engañar fácilmente, acto seguido de lo cual se retiran a sus casas a escuchar el noticiero de Joaquín López Dóriga, lo cual prueba mi punto anterior, etcétera, etcétera, y etcétera.

Todo esto enmarcado por una cultura popular habida de remedios o soluciones prácticas y sobre todo, rápidas, de ganancias sin esfuerzo, de resultados cuasi mágicos, sin invertir un poco de tiempo porque se carece de la disciplina necesaria para tener paciencia, o por mera comodidad. “Adelgace sin hacer esfuerzos, sentado cómodamente en el sillón de su casa, usando nuestro aparato vibrador que como un extra, satisface las urgencias sexuales del feo de la casa”.

Claro que uno no es tonto, no señor, claro que no, ¿verdad?

Imagen

7 Comentarios:

A la/s 5:43 a. m., Anonymous Cante dijo...

No me compares unas cosas con otras. Creo que no tiene nada que ver un acupuntor (de verdad), que tarda tanto o más en formarse que un médico, con unos anuncios de TV. Y creo que no son excluyentes. Igual la ciencia todavía no puede explicar determinadas cosas, ¿no?
Saludos y enhorabuena por el blog

 
A la/s 12:18 p. m., Blogger JORGE MATIAS GOMEZ dijo...

Lo que sí que hace falta urgente es la tontoterapia. Me pregunto cual es la razón para que los medios de comunicación no informen sobre éstos chanchullos. Y es que, aquí en España, la presencia del tal Txumari en televisión es una vergüenza.

Para Txumari, para sus terapias, para la acupuntura y el reiki: tonticida.

 
A la/s 5:14 p. m., Blogger Guillermo dijo...

hola, te escribo para rebatir lo que postulaste en este texto, muchos de tus "ensayos" son geniales hablan con buen fundamento, pero éste carece de tal, ya que si no has investigado bien la medicina de ahora es mayoritariamente comercial (farmaceutica), como tu mismo decias sobre la medicina homeopatica que hacian lucro con gente idiota, ocurre lo mismo en este caso, que ganarian éstos tipos, farmaceutas, teniendo gente sana gracias a sus maravillosos medicamentos Yo no apoyo la medicina homeopatica en su totalidad, porque se da para el abuso de gente que se deja llevar por toda la mierda que ven en la "caja tonta", mas conocida como television, la unica forma de estar sano es alimentandose en forma natural no ingiriendo "pastillitas magicas", la medicina de ahora es buena para caso extremos como deformaciones geneticas, accidentes, etc., que conllevan a una operacion, cosa que en la cual han progresado bien. Muchas de la investigaciones en las cuales se basa la efectividad de los medicamentos son falsas, hace muy poco de denuncio a un medico que habia mentido en sus estudios sobre los efectos de ciertos farmacos, te aconsejo que investigues un poco mejor.

 
A la/s 7:10 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Al parecer por algunos comentarios, la única enfermedad que no tiene cura es la estupidez.
Las "medicinas o tratamientos alternativos" son sencillamente una estafa, y está demostrado que no son otra cosa que placebos.
En Gran Bretaña, la medicina homeopática ha tenido que rendir exámen ante una comisión investigadora sobre la seriedad de sus efectos sobre las enfermedades, y ha recibido un notable "DESAPROBADO".
La ciencia ha demostrado y sigue demostrando que tanto la homeopatía como toda otra práctica "niu eichera" son falsas y categóricamente peligrosas, tanto para la salud, como para los bolsillos de los incautos (tontos, idiotas, imbéciles y crédulos).
Es tremendamente obvio que existen falsos médicos ejerciendo la medicina y algunos otros verdaderos fraguando resultados clínicos o estudios de laboratorio, pero saben que se exponen a la cárcel por su mala praxis o su ejercicio ilegal de la medicina.
Pero lo más aborrecible es percibir que hechiceros y curanderos autodenominados "homeópatas", no sean encarcelados en igualdad con los anteriores por sus prácticas dañinas hacia los seres humanos.
Hemos perdido la vara de medir, y esto traerá consecuencias graves, sobre todo en los pobres crédulos.
Para Guillermo:
La medicina como ciencia no solo es buena para tus "casos extremos", sino para todo aquello que tenga que ver con la investigación de las enfermedades y la búsqueda de sus curas.
Los animales también sufren enfermedades y tambien existen científicos estudiando como solucionarlas; pero los animales no pueden pagar de sus bolsillos las milagrosas "medicinas alternativas" a menos que tengan una dueño idiota que haga ese desembolso por ellos.
Y realmente el único caso extremo de idiotez lo llevás vos Guille, trata de encontrar algun manosanta que te lo cure.
CHAU!!!(EXCELENTE EL POST AMIGO)

 
A la/s 11:48 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

¿Los animales tiene enfermedades?

En primer lugar se ha demostrado que los animales domesticos se enferman mas, pero tenemos las vacunas que evitan o curan eso.
Aunque en estado salvaje un animal tecnicamente no esta enfermo. Si bien algunos tienen bacterias, nosotros como humanos también las tenemos y podemos infectar a otros animales.
Los animales en un ecosistema eficiente no se enferman como tal, si bien cazan y se defienden, también mueren y son parte de un ciclo natural.

Ahora que para el anonimo de arriba, se demuestra tu desataado odio y frustación pretnediendo ser el único racional. Pero has de saber que no lo eres, pues no sabes razonar solo repetir como periquito. Tenias que ser un pseudoescéptico prefabricado.
O mas bien un spaguettidiota.

 
A la/s 11:05 a. m., Blogger Jorge dijo...

Si eres tan ignorante como para negar que los animales tengan enfermedades, es que no eres demasiado listo, amigo.

Una cosa es que en cautividad sufran más enfermedades, y otra muy distinta es que no las sufran cuando estan libres.

Aquí el pseudoescéptico eres tu. Entérate un poco de lo que es el escepticismo científico y el Pensamiento Crítico y luego hablas.

El anónimo de arriba lo único que hace es poner pruebas y razonar alegando a los estudios científicos.

La ciencia es objetiva, ignorante. Si te dicen que la ciencia afirma que la Tierra es redonda, ¿vas a negarlo simplemente por no "seguir repitiendolo todo como un loro"?

En cuanto os tocan las creencias, os revolvéis como una serpiente a punto de morir. Es muy triste que os ofenda ver en toda vuestra cara la realidad sin adornos new-age.No tenéis otra cosa a la que agarraros que a la coletilla insufrible de "la ciencia oficial". No hay una "ciencia oficial". Sólo hay una ciencia. La ciencia es ciencia, no es oficial o no oficial o verde o amarilla.

 
A la/s 3:34 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

"Si eres tan ignorante como para negar que los animales tengan enfermedades, es que no eres demasiado listo, amigo."

-A ver pseudo-esceptco ¿en que momento nege que los animales tengan enfermedades?
No entendiste el enfoque.


"Una cosa es que en cautividad sufran más enfermedades, y otra muy distinta es que no las sufran cuando estan libres."

-A veo entiendes etología y no pudiste razonar nada...


"Aquí el pseudoescéptico eres tu. Entérate un poco de lo que es el escepticismo científico y el Pensamiento Crítico y luego hablas.

-jaja llevaté tu pensamiento crítico barato con tus conferencias de Dawkins o con tu parafernalia del spaguetti volador.. el escéptico real no se hace por que: "leí un blog" o "estos son los hechos que dicen..."

"El anónimo de arriba lo único que hace es poner pruebas y razonar alegando a los estudios científicos."

-Cuales pruebas? Lo que puse hasta el mismo Desmond Morris lo planteá.

"La ciencia es objetiva, ignorante. Si te dicen que la ciencia afirma que la Tierra es redonda, ¿vas a negarlo simplemente por no "seguir repitiendolo todo como un loro"?"

-A ver pseudoescéptico en que momento o que rayos tiene que ver que la tierra sea redonde? ¿tu me crees un conspiranoico?
¿Esta es tu objetividad?


"En cuanto os tocan las creencias, os revolvéis como una serpiente a punto de morir. Es muy triste que os ofenda ver en toda vuestra cara la realidad sin adornos new-age.No tenéis otra cosa a la que agarraros que a la coletilla insufrible de "la ciencia oficial". No hay una "ciencia oficial". Sólo hay una ciencia. La ciencia es ciencia, no es oficial o no oficial o verde o amarilla."

-Huy que enojado esta señor pseudoescéptico, ojalá no le cause agruras. Hasta una vibora gratuita me dio.
-Que tiene que ver el New age?
-Si solo hay una ciencia, de la cual tu no sabes ni lo mas mínimo, creyendo que escepticismo es ciencia.
-Ad-hominems claro lo típico del pseudoescéptico.


Señores y señoras he aquí a un pseduoescéptico enojado y hasta mete el New Age acusando de quien sabe que tanto para respaldar sus argumentos.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Powered by WebRing.