jueves, junio 01, 2006

Brujeria en el mundial

Es el encabezado de un periódico que leí hoy en la mañana, camino al trabajo.

La brujería goza de mucha aceptación por parte de una población sumida en la determinadas necesidades. Es el vehículo más inmediato para obtener lo deseado sin la más mínima inversión de esfuerzo fuera de los cánticos ceremoniales y los rituales característicos de estas prácticas arcanas diseñadas para suplir la carencia de respuesta por parte de un ente supernatural. Se pide a dios que cumpla una petición, un capricho o una necesidad, no es concedido por parte del papa celestial de manera que algunos buscar una alternativa propia, y la respuesta siempre va ligada al pensamiento mágico. Nunca al aspecto práctico más seguro.

¿Quiero encontrar trabajo? tengo dos alternativas:

1.- Salgo a la calle, busco en tabloides ofertas de trabajo o visito directamente a las empresas o negocios que supondrían mi alternativa de desarrollo profesional.

2.- Pido a un santo, a dios o a cualquier mecanismo alternativo que me conceda trabajo.

La primera opción, además de ser la más razonable, es más segura. Denota la persona con verdaderas ganas de encontrar un empleo movido por una necesidad del tipo que sea. La segunda opción no solo es más cómoda al promover en cierta forma la holgazanería, sino que de no cumplirse las expectativas, algunas personas achacan a algún misterioso fin cósmico el no encontrar trabajo, en lugar de adoptar la responsabilidad propia, y piensan: "No es mi momento para trabajar" o cualquier pretexto que se les ocurra.

Sumergidos en esa forma de ver la vida, muchas personas practican todo tipo de rituales diseñados para perder el tiempo, otros piensan honestamente que las prácticas mágicas les otorgaran el cumplimiento de sus sueños, los cuales en numerosas ocasiones suelen ser de una frivolidad que espanta: que gane el América el torneo de liguilla, tener el talento suficiente para escribir tan bien como Dan Brown (uno de los deseos más realizables a mi parecer, cualquiera con dos dedos de frente puede escribir mil veces mejor que ese señor) o algunos que normalmente dependerían del talento propio o del esfuerzo pero adquiridos sin "esfuerzo": que me suban el sueldo, obtener un ascenso, aprobar el examen, que tal o cual persona se convierta en mi pareja, o poder acostarme con ella, y un innumerable etcétera.

Pero el pensamiento mágico tiene dos extremos, la brujería por ejemplo, es una de esas prácticas que gozan a su vez de un mecanismo incorporado que puede producir precisamente los resultados esperados. Una persona que practica rituales para hacer "daño" mediante prácticas nigromantes, y la víctima, que por sugestión puede empezar a experimentar precisamente los síntomas que se pueden esperar como resultado.

Y reitero, no como resultado de la práctica brujeril se obtienen esos resultados. Una persona que de importancia a la brujería, al enterarse que es objeto de un ritual de esas características, por el miedo imbuido en ella a lo largo de incontables años de superstición, extrema credulidad, y acondicionamiento en la idea de que existe un mundo paralelo regido por espíritus del mal, maquiavélicamente empecinados en hacer que a Rocío o a Pilar le salgan barros en la cara, experimentará todo tipo de males, creados por sus propios miedos, una mente fácilmente sugestionable, y eso es un círculo vicioso, pues otros, al ver el resultado de la brujería en cuestión, quedarán aun más convencidos de que la brujería, la adivinación, la videncia y demás estupideces de ese tipo son realmente efectivas.

Y convencerá aun más a muchos, que esos rituales son efectivos también para conseguir la tan ansiada copa mundial de fútbol.

Durante una de las actuaciones del equipo mexicano de fútbol, el siglo pasado, se enfrentaron a Haití con nefastos resultados. Los mexicanos, indignados, achacaron la derrota al Vudú que los chamanes Haitianos practicaron en contra de nuestra selección, en lugar de aceptar que perdieron por el pobre planteamiento táctico del equipo, y si, también por la superstición que inundó a la selección al enfrentarse a un combinado proveniente de un país con fama mundial en la práctica de diversas formas de magia negra, superstición que prácticamente les convenció que su papel en ese encuentro estaba predestinado a la derrota.

Patética excusa para achacar a factores externos las culpas propias.

Y no me cabe la menor duda, de que otra forma de excusa se presentará en este próximo mundial, si nuestro seleccionado nacional va con la mentalidad de siempre, y no superan los octavos de final. No soy una persona que disfrute del fútbol, de hecho, me parece un estupendo deporte para practicar, pero no para ver por televisor. No me considero especialmente culto en ese rubro, pero eso no me ciega ante lo evidente. Que un equipo que va con mentalidad conformista, jamás superará ese estancamiento ideológico que les impide jugar a todo su potencial. El mismo potencial de cualquier equipo del mundo.

Lo único que puede aportar la brujería en este caso, es quizás un falso sentimiento de protección o un manto ante el cual chupar un dedo. Ya que dios no me da la copa, la trataré de conseguir por otros medios, pero jamás por mis propios medios.

Triste, en verdad.

3 Comentarios:

A la/s 1:33 a. m., Blogger Remo dijo...

Gran artículo. Y qué razón tienes. Pásate por CPI, que tienes sorpresita :)

 
A la/s 3:25 p. m., Blogger Antonio dijo...

Saludos Mario,

Lo que dices es cierto. Lo del partido contra Haiti no lo recuerdo, pero sí que en la última olimpiada uno de los Mexicanos en caminata perdió y cuando lo estaban entrevistando salío con el típico "...así lo quiso Dios". Acepto que pierda ya que perder en los deportes es consecuencia directa de que otro gane. Que le eche la culpa a dioses y entes sobrenaturales no lo acepto ¿Para qué entrenó entonces?

Muy interesante tu blog

Un Abrazo

 
A la/s 3:09 a. m., Blogger Demetrios dijo...

Conmoción en Salta, Argentina, por las Maldiciones de un Concejal Esotérico: Guillermo Capellán, siendo Presidente de la Comisión de Hacienda, quiso cobrar los impuestos al hermano del Alcalde/Intendente Alejandro San Millán, Antonio San Millán. Ellos contrataron al Abogado Roberto Elio Gareca y el letrado a su vez contrató a un delincuente juvenil, Rodrigo Chavarría (taxi-boy menor de edad que conoció en el Parque San Martín de la Ciudad de Salta) y lo denunciaron por violación. Estuvo 101 días preso y desde la cárcel vaticinó que saldría el día de la Lealtad Peronista, horas más horas menos salió en la madrugada del 18 de Octubre de 2003. Todos se burlaban del Concejal Esotérico. "Quienes participaron en el complot pagarán lo que me hicieron":

"A mi me destituyeron entonces el Juez se irá". A los seis meses abogados de la Ciudad de Salta pidieron Juicio Político al Juez de la causa, Luis María Agüero Molina lo destituyeron por motivos ajenos al edil ocultista.
"Rodrigo Chavarría, pupilo de Roberto Gareca, hizo una denuncia falsa siendo menor de edad y eso es delito, cuando sea mayor vivirá preso". Chavarría siendo mayor cometió una estafa y fue condenado por un año, quedó en libertad condicional y a los tres meses cayó nuevamente en manos de la Justicia Federal por "Usurpación de Títulos y Honores y Estafa" y sigue preso.
"Destruyeron mi vida, y participó en el estrépito mediático un empresario de medios y publicidad, yo lo escuchaba desde mi celda decir cosas espantosas... tendrá su merecido" El empresario al que se refería el Concejal Ocultista sería Julio Castillo a quien lo internaron en una clínica con un fuerte dolor de cabeza, se le declaró un tumor cerebral fulminante y murió en horas.
"En el Diario El Tribuno se ensañaron conmigo y el Abogado Gareca publica todas las barbaridades que quiere porque su hermano es el Jefe de Redacción de Noticias Policiales en ese matutino... no importa, ya llegará el día..." Se refería al periodista Sergio Alberto Gareca a quien le descubrienron un cáncer galopante y murió en poco tiempo.
La predicción o "maldición" más dura y contundente del Concejal Astrólogo y Esotérico es cuando vaticinó: "Los San Millán pagarán con lágrimas de sangre lo que me hicieron" Inexplicablemente, el hijo de Antonio San Millán de 16 años murió aplastado por una cortadora de cesped minitractor.
"Siguen haciendome daño por lo tanto siguen acumulando desgracias" En esta frase se refiere elipticamente al Empresario-locutor Martin Grande y al Abogado Roberto Elio Gareca sindicados como los principales responsable de la conspiración por cuanto el presunto violado y delincuente Rodrigo Chavarría los sindicó en su confesión como los autores ideológicos de la denuncia contra Guillermo Capellán. Con respecto a ellos el Esotérico Edil dijo: "tengo todo el tiempo del mundo para verlos caer, ellos son las frutillas del postre"
Salta es la capital turísitica de todo el Norte de Argentina donde viven 600.000 habitantes y en todos los rincones de la Ciudad se comenta: "Las Maldiciones del Concejal Capellán se están cumpliendo". A tanta osadía llega este atribulado político que dejó su teléfono privado y su e-mail personal para que lo llamen sus enemigos, amigos o quien fuera: guillermocapellansalta@gmail.com , Teléfono: (54) 0387-4224977,

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Powered by WebRing.