domingo, abril 02, 2006

Raël

Hace unos días, sostuve una plática con una persona a la que estimo mucho. En alguna ocasión ya habíamos tenido la oportunidad de intercambiar algunas impresiones sobre la clonación pero en un nivel bastante superficial. El domingo pasado me enteré que esta persona pertenece a ese creciente grupo de cultistas conocidos como Raelianos. Y ahí se desató la discusión.

Con anterioridad, esta señorita me había comentado que era atea, pero no habiamos ahondado en el tema. Solo me limité a agregar que también era ateo. Lo que no había anticipado era que a pesar de ser atea, todavía existía un nicho muy importante dentro de su personalidad que necesitaba llenar con algun tipo de misticismo sea cual fuere el consuelo que eso le proporcionaba. No critico que la gente tenga necesidades de trascendencia o de protección por parte de un ente supernatural. Ya me lo había comentado una persona de alguna religión, que el ser humano necesitaba creer en algo. Que era parte fundamental de uno. Quizás sea cierto, pero la intensa necesidad de creer en algo no convierte el objeto de esa creencia en algo real. Yo puedo tener de repente una intensa necesidad de creer que las chobits existan, pero por mucho ahínco que invierta en ese deseo, estos personajes no se harán realidad.

La secta atea de Raël, el contactado de los Elohim, no deja de ser otro de los tantos miles de timos que se han dado a lo largo de la historia. Propone según su fundador, Claude Vorilhon, después autoproclamado Raël, hermano de Jesús, que en la historia antigua los Elohim, una raza extraterrestre superior llegó a la tierra, y que mediante una especie de experimento genético, creó a la humanidad. Según este individuo, en la antiguedad los Elohim fueron confundidos con dioses, la palabra Elohim fue mal traducida (ignoro como un linguista puede confundir “Los que llegaron del cielo” con “dios”) y que la biblia estaba llena de datos que corroboran la tesis expuesta por este personaje tan pintoresco, solo que con algunas malas interpretaciones siempre según este señor Raël.

De acuerdo a la ideología que manejan, los Elohim han llegado a la conclusión de que la raza humana está preparada para conocer la verdad, que ellos son nuestros creadores, y han contactado a Claude Vorilhon para difundir esta verdad (¡claro! xD). Le llevaron a su planeta, un supuesto “planeta de los eternos” (que como bien apunta otra persona de la que hablaré en una entrada posterior, suena mucho a los cuatro fantásticos) donde le enseñaron algún superiorísimo e inefable método de clonación, illegando incluso al extremo de clonar a la madre muerta del “contactado” a partir de una fotografía. Poco después le regresan a la tierra, después de un tour de una semana instándolo a escribir todo lo que le revelaron.

De acuerdo a las oscuras pretenciones de esta raza superior, una serie de cataclismos sobrevendrán que provocarán la subsecuente destrucción de la mayor parte de la vida en este planeta, de tal suerte que solo el 1% de la raza humana sobrevivirá a este armaggedon y pasarán a residir permanentemente en el supuesto planeta de los eternos, clonados y reclonados hasta el fin de los tiempos.

Mi amiga, ya inmersa en un relato parecido a este, no podía ocultar su entusiasmo conforme desarrollaba su exposición mientras yo le escuchaba con toda la paciencia que pude juntar para no empezar a morder el sillon donde estaba instalado. Lo que me llamó poderosamente la atención, es que se atreviera a decir que la ciencia estaba de acuerdo con los dogmas de Raël y que al mismo tiempo desechara la evolución como un hecho, tildándolo de teoría sin fundamentos. Ahí fue donde no pude soportar mas y solté una risa que duró algun par de minutos y estoy seguro, se habrá escuchado hasta el peloponeso.

Extrañada por mi respuesta, le expliqué que la única razón por la que había sido condicionada para aceptar esa sarta de tonterías era porque la evolución entra en franca contradicción con las pretenciones de Raël, no porque fuera un hecho establecido que fuese falsa. La evolución es un hecho. Que los paleontólogos y demás científicos no se hayan puesto de acuerdo en los mecanismos que llevaron a la vida a evolucionar de la manera en la que lo hizo, no significa que la evolución sea falsa. Es como si al destronar la física newtoniana por las aportaciones de Einstein las manzanas quedaran suspendidas en el aire esperando el resultado de esta nueva aportación al conocimiento de la naturaleza.

Por supuesto, la cantidad enorme de contradicciones y lagunas que de el divertido relato de Raël se desprenden, resultan más que graciosas. Para empezar, jamás aporta una prueba de la veracidad de sus proclamas. La ciencia se edifica en la comprobación de sus postulados, lo que la separa por completo del dogma popular. Si una teoría o propuesta puede ser falseada, entonces pertenece al amplio espectro de la ciencia. Si por el contrario, un postulado o pretención se escuda en la fe, probando ser imbatible a la refutación, entonces no es más que un dogma y por tanto, comnpletamente alejado de la verificación objetiva de la ciencia.

Si los extraterrestres le hubieran dado una prueba a Raël, algo que determinada sin lugar a dudas que el contacto con ellos se hubiese dado, entonces uno podría reconocer que por lo menos había ahí algo interesante digno de estudio más serio y profundo. Pero Raël falla miserablemente en esa primera prueba, fundamental para prestar algo de credibilidad. Mi amiga afirma que si le hubieran dado a Raël una prueba para convencer a los escépticos, estos habrían encontrado la forma de refutarla. Eso es una verdadera estupidez. Es la forma en la que piensan los mercachifles de lo paranormal. Piensan, en su colosal ingenuidad, que la "tarea" para la que un escéptico ha sido "entrenado" es para negar todo lo que no huela a ciencia. o lo que no cuadre con su particular estructura ideológica o mental, y eso es un error monstruoso como el golden gate. Si una prueba verdaderamente extraordinaria hubiese sido presentada por Raël, por ejemplo, una muestra de ADN con 6 nucleótidos, o alguna aleación imposible de realizar en la atmósfera, digamos de aluminio con plomo, entonces uno no tendría más remedio que aceptar que ahí había algo interesante. Podrían haberle dado muchas cosas para apoyar su alucinante historia, pero como siempre, no hay tal cosa. Raël no presenta en absoluto NADA que avale siquiera marginalmente que algo de lo que dice que sucede.

Si un escéptico encuentra pruebas reales de contacto con una civilización extraterrestre, serían muy estúpidos en negarla. El escéptico no es alguien que niega todo por gusto. Es quien duda, quien requiere datos para comprobarlos y, por muy terco que pueda ser, ante una confirmación concluyente no tendría más remedio que aceptar que está frente a la elusiva prueba que confirma las proclamas de quien propone la tesis de contacto.

Desgraciadamente, a pesar de lo que digan y opinen toda esa marabunta de creyentes en cuestiones místicas, aun no se ha presentado una sola prueba que defina siquiera marginalmente como verídica una supeusta visita extraterrestre. Por mucho que les duela, y por mucho que opinen de los escépticos lo peor, eso no cambia la realidad. Aun no hay pruebas verdaderamente concluyentes de visitas extraterrestres, o de que las estupideces de gente como Raël que vive de la necesidad de trascendencia de sus creyentes tengan siquiera una posibilidad de certeza mínima.

Y ahí seguirán.

3 Comentarios:

A la/s 1:38 a. m., Blogger TOMCODY75 dijo...

SI CREES QUE LAS CREENCIAS DE LOS RAELIANOS SON HILARANTES...ESPERA A SABER EN LO QUE CREEN LOS CIENTOLOGOS...

SALUDOS.

 
A la/s 11:39 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

hay mucha informacion acercad elos ELOHIM y su estancia en la tierra.
Se dice k llegaron para el tercer ciclo (lemuria) y ponen mucho enfasis acerca de quien era en realidad jehova.
Sin duda son seres superiores...
sin duda este ciclo esta por terminar....
sin duda habra una "limpia" en el planeta..
sin duda necesitamos expandir nuestra mente ...
sin duda..."si te ries de lo k desconoces estas en el camino de la estupidez"

 
A la/s 2:12 a. m., Blogger Mario dijo...

¿Hay mucha información? me encantaría encontrar datos y pruebas independientes de que esto es real. Sin embargo, no hay tal. Solo los libros cómicos de este desequilibrado y de sus creyentes. Argumentos circulares y bazofia que no comprueba más que el ser humano es muy crédulo.

¿Sin duda dices? La duda, es el camino del conocimiento. La certeza se las dejo a los creyentes que abrazan cualquier dogma que les sirva de consuelo. Quien duda, está en el camino de descubrir la verdad, no de aceptar ciegamente lo que una autoridad le dice que debe de creer. Y si dudar, es el camino de la estupidez, entonces, estimado anónimo, cobarde que no tiene ni los pantalones de defender abiertamente su condicionamiento absurdo, entonces prefiero dudar que pertenecer a tu rebaño.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Powered by WebRing.