martes, mayo 02, 2006

¿La caja idiota?

Siempre que escucho un comentario al respecto de alguna película, un comediante, una frase oportuna, o similares, donde se dice: ¡Qué idiota! refiriéndose a quien ejecutó un chascarrillo o algo más que movió a la risa, me llama la atención en extremo la denominación de “idiota”, pues siempre he considerado que una buena rutina o una frase ingeniosa que arranca la carcajada espontanea requiere de una inteligencia especial, un ingenio inusual, o simplemente una facultad sobresaliente para elegir el momento oportuno para la ironía o el sarcasmo.

Claro que con esto no me refiero a aquel grupo de mal llamados “comediantes” que practican el denuesto del oficio en la televisora local. Decía Enrique Jardiél Poncela: "El día que tenga que utilizar el doble sentido para hacer reir, ese día empeño mi pluma" y no podría dejar de estar más de acuerdo con esta frase.

Hacer reir, no debería ser patrimonio esclusivo de quienes explotan el morbo y el albur. Se está educando a la gente para condicionarla exclusivamente en esa forma de “entretenimiento”. Lo he notado desde hace tiempo. La televisora de más rating al menos en el D.F. así como su contraparte en la TV del gobierno, han encausado la risa facil, la explotación del albur y el doble sentido en la perversión de un arte que otrora exigía mayor astucia e ingenio que simplemente el pastelazo facil y la frase vulgar.

Haciendo una retrospección, ultimamente no son muchas las películas o programas de TV que me han hecho reir por el ingenio del escritor. Y no se trata únicamente de un desencanto por el medio, o de una amargura precoz. Simple y sencillamente que la forma del humorismo se ha visto vilipendiada por una serie de rutinas saturadas de clichés y sinsentidos, o macuarrismo que lejos de divertirme, me enferman. Hace algunos años, acompañado de mi brujer, fuimos a ver una película de Jim Carrey “Dumb and dumber” y para ser honestos, no veía la hora en la que terminara la función. Lo achaqué posteriormente a mi estado de ánimo, pues me llevaron a la fuerza a ver esa película (Donde manda capitán, no gobierna marinero) y realmente la detesté. De hecho, son extremadamente pocas las películas o algunos gags aislados de ese señor que realmente me han hecho reir. Y es que realmente no le encuentro la más mínima gracia. Recurrir a lo absurdo puede ser una fórmula efectiva para divertir al ciudadano medio, pero en lo personal lo encuentro fastidiosamente soso.

La gente acepta generalmente lo que se programa en la TV sin preguntarse siquiera si lo expuesto tiene un valor intrínseco. Acostumbrados como estamos a depender de formas probadas de entretenimiento, no nos detenemos a pensar ni un momento si estamos viendo material de calidad, o nos abandonamos a lo superfluo, o a lo simplemente estúpido. Resulta muy gracioso reirse de las tribulaciones ajenas, del ridículo al que se ven sometidos otros, mientras no sea uno mismo la víctima. ¡Seguro! ¡es muy gracioso ver como un representante de la ley es superado en ingenio por dos perfectos papanatas! Ahi se ve mucha gente reflejada, y la comparación, debo añadir, no es nada halagadora.

El pensamiento crítico, el razonamiento meticuloso son enemigos de todos en nuestra sociedad. Eso parece ser lo que pretenden enseñar los directivos de las televisoras, mandados sepa usted por quién. Y no es dificil comprender las causas. Una población bien entretenida, es una población facil de manejar. Edúcadles, y empezarán a cuestionarse muchas cosas, no solo si la calidad de un programa es aceptable, sino sobre las actividades de otras instituciones que impactan más directamente en la vida cotidiana.

La figura del escéptico es denostada en cualquier programa de alto raiting. de esos que se sabe la mayoría de la gente ve. Solo hay que escuchar las lecturas de las llamadas del público: ¡Que guarde silencio el escéptico! ¡Que se calle la boca! ¿Qué se cree ese patan? ¡Ese tipo no sabe ni atarse los zapatos sin ayuda de sus máquinas! y estupideces por el estilo. Y ¡los comentaristas muestran su acuerdo!

Parece, como si la gente estuviese siendo entrenada para celebrar la estupidez.

5 Comentarios:

A la/s 5:03 a. m., Anonymous David Guerra dijo...

Últimamente me estoy encontrando con reflexiones similares en blogs dedicados al pensamiento crítico, y realmente coincido en que la imagen de los mal llamados "escépticos" en la tv suele estar supeditada al papel de "abogado del diablo", al cual se le conceden escasos minutos de aparición, casi siempre castrada por los propios tertulianos o por el Final Cut.

De todos modos, siempre queda algo de esperanza cuando entes mediáticos como Andreu Buenafuente o El Gran Wyoming (escribo desde Barcelona y sólo conozco programas del área española) dedican tiempo en sus programas a poner en duda, con sentido del humor, las ruedas de molino con que nos pretenden hacer comulgar seres como Iker Jiménez. Desconozco los media iberoamericanos, pero de bien seguro que no tardarán en aparecer -si no lo han hecho ya- periodistas o showmen con ganas de aportar su granito de arena a que la gente piense, aunque sea un poquito y entre risas, por sí misma.

Un saludo!

 
A la/s 9:57 a. m., Blogger Enrique Gallud Jardiel dijo...

Estoy de acuerdo en sus reflexiones sobre humorismo. Hoy en día nos venden como hunmor cualquier cosa. Pero ese humor bajo siempre ha existido: las variedades son múltiples. Lo necesario es elevar el nivel de inteligencia del público, poorque el humor es un signo de inteligencia, un producto de ella.

 
A la/s 1:28 a. m., Anonymous Gil- Munguía dijo...

Saludos a todo el que lee.

Espero que Mario no se enoje si meto mi cuchara aquí, y es que tengo la “maña” de la visita imprevista… y todavía hay que agregar que critico “los muebles de la casa”…

“La caja idiota”,…yo pensé que era un escrito sobre la programación en televisión, y no es exactamente así. Pero bueno creo coincidir con el autor; ya que los libretos de que hacen uso los programas “cómicos” al menos de la TV mexicana, gritan a los cuatro vientos falta de imaginación, y abusan del recurso del doble sentido con referencias al sexo.

¿Los escépticos?, bueno lo que ocurre es que un elevado porcentaje de los espectadores, es…gente alienada y cautiva en el reconocimiento de valores modernistas, y lo que desean es divertirse. ¡eso!, que les cuenten algo que los sorprenda, y entretenga; y lo que hace un escéptico en estos casos, es echarles a perder la diversión.

Los productores buscan vender sus programas, y las televisoras compran aquello que piensan tenga aceptación que le reditúe “rating”, que hará mejorar la venta de tiempo para espacios comerciales. De esta suerte, todo ello está liado a intereses comerciales.

Señores: vivimos una época donde los intereses comerciales mandan, independientemente si contaminan, y creo que es propio pensar que los adelantos científicos, no siempre traen buenas cosas al hombre, sobre todo cuando este no ha logrado instrumentar universalmente un sistema de protección adecuado (etica, moral), que imagino es tanto como imposible, en un mundo tan diverso.

Gracias.
Gil- Munguía.

http://www.spaces.msn.com.gmunguiaz
http://estudioovni.zoomblog.com
http://www.gil-gil.com

 
A la/s 11:28 a. m., Blogger Mytho dijo...

Estimado David Guerra: algunos primeros intentos de mofa con respecto a algunos de los muchos mercachifles que abundan en la TV mexicana han aparecido ya, desafortunadamente esos esfuerzos son aun muy dispersos y todavía falta ver alguien que ponga los puntos sobre las íes. Uno de los presentadores de un famoso show nocturno ya ha realizado un par de sketches a modo de burla sobre uno de los vendedores de ufolatría como lo es Jaime Maussan, pero este señor igual se burla del ufómante como de políticos y otros actores de manera que aun estoy por ver a alguien que haga una crítica con la mitad de ingenio que han hecho en contra de Iker Jimenez por poner un ejemplo,,, y Tito tatin tatin tatin tatin....

Sr. Enrique Gallud:

Tan solo leer su apellido (de uno de los mejores humoristas que han pisado este planeta) y en mi afán de trascendencia, me gustó comprobar la idea de que se trata de un descendiente directo del Sr. Jardiel Poncela.

Y si, como comento al principio, el verdadero humorista, el que encausa la risa auténtica sobresale en muchos aspectos, ingenio, inteligencia y muchos otros, y resulta para mí un verdadero honor el que se fijara en este breve y humilde blog para depositar su comentario.

Excelente eso de "Braccae tuae aperiuntur."

Estimado Gil Mungía: En absoluto me molesta que hagan comentarios, tanto positivos como negativos con respecto a lo que aquí escribo. Y efectivamente. Mi intensión original era hablar de la programación en TV y de como se encausa el humor facilón y vulgar. Eventualmente el escrito evolucionó por su propia cuenta (estaré, debo suponer, vetado a partir de esto en el estado de Kansas) de manera que terminé hablando de dos cosas, en cierto modo inconexas pero que viéndolo desde cierta perspectiva se relacionan. La forma en que se está educando a la gente a partir de lo que sale en el televisor es en cierto modo responsable de esta alienación hacia el escéptico, y digo en cierta forma, pues se ha permitido que la TV haga las veces de nana o de maestro. Y después de todo, todo lo que sale en la TV es verdad, ¿o no es así?

La razón por la que pongo el título entre signos de interrogación, es porque la frase deja de manera implícita que es la TV la idiota, cuando se trata únicamente de un medio de información y entretenimiento, que su programación sea la idiotizante es otro cantar.

Gracias por comentar.

 
A la/s 2:16 a. m., Blogger Christian dijo...

El doble sentido y la referencia sexual pueden ser divertidos hasta cierto grado; pero el abuso que de ellos se ha hecho ha resultado en programas mediocres y poco creativos.

Y cuando se ve una película mexicana lo más probable es que se trate de criminales, corrupción y adulterios, como si no existiesen otras cosas.

El humorismo brillante también asume que el público es inteligente y tiene conocimientos (como tu comentario de la evolución y el estado de Kansas).

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Powered by WebRing.